La teoría de los Cuatro Elementos – fuego, agua, aire y tierra-, que se originó en la antigua Grecia, está simbolizada en ilustraciones médicas medievales y renacentistas y en diagramas alquímicos y astrológicos, pues en su tiempo se creía que esta cuaternidad lo constituía todo en el universo. Cada elemento o principio se decía comprendía dos cualidades (caliente, seco, frío o húmedo) y se asociaba a tres signos zodiacales (trígonos o triplicidades). Y si cada signo del zodiaco estaba vinculado con una parte del cuerpo humano, se pensaba que estos elementos influían adicionalmente sobre la salud a través de los Cuatro Humores.

FUEGO

Caliente y seco, el fuego se opone al agua, formando Aries, Leo y Sagitario el trígono de este elemento es masculino. En los tratados alquímicos, el fuego se simboliza con un triángulo apuntando hacia arriba; también puede denotarse con una salamandra o, en arte, por medio del dios grecorromano Hefestos/Vulcano.

AGUA

Elemento femenino cuyo trígono comprende a Cáncer, Escorpio y Piscis, las cualidades del agua son frías y húmedas. Opuesta al fuego, en alquimia se simboliza mediante un triángulo apuntando hacia abajo, pero también puede ser representada por las ondinas, sus espíritus elementales. El dios grecorromano del mar Poseidón/ Neptuno, también puede denotar agua.

AIRE

El aire es un elemento caliente, húmedo y masculino, cuyo trígono consiste en Géminis, Libra, y Acuario y cuyo opuesto es la tierra. Los alquimistas lo representan con un triángulo apuntando hacia arriba atravesado por una línea horizontal, o bien mediante sus espíritus elementales, las sílfides. La diosa grecorromana Hera/Juno puede simbolizar el aire en el arte.

TIERRA

La tierra, el opuesto del aire, se denota mediante un triángulo  dividido por una línea horizontal, o por los gnomos, sus espíritus elementales, mientras que en el arte puede representarse com Deméter /Ceres. Tauro, Virgo y Capricornio forman el trígono asociado con este elemento, frío seco y femenino.

LOS CUATRO HUMORES

Antiguamente se pensaba que Cuatro Humores – simbolizados por un león, cordero, un simio y un cerdo- circulaban por el cuerpo. El humor fogoso (bilis amarilla) creaba tipos coléricos, el humor acuoso (flema) personalidades flemáticas, el humor aéreo (sangre) el temperamento sanguíneo y el humor terroso (bilis negra) la melancolía.