Palabras Clave:

Creación – Naturaleza – Figura materna – Líder – Concepción

La Emperatriz es la madre, o la diosa del tarot. Su energía abarca todo lo que es cálido, fértil, creativo y sensual del mundo. Su fuerza viene de ser gentil, compasiva y amar incondicionalmente. Cuando nos aparece esta carta, nos apunta hacia una relación maternal, o que una parte de nosotros que se ve en la necesidad de amar más. La emperatriz también sugiere que es hora de volver a conectar con la naturaleza. Salir a la calle de noche y perseguir la luna.

Una vez mas otra carta femenina de esta baraja esta representada de noche, y con una luna menguante en el cielo, en ella encontramos un árbol, de hoja caduca en flor, representa los ciclos de la mujer. Este árbol tendrá hojas de diferente color en otoño, perderá sus hojas en invierno, nacerán nuevas hojas y florecerá en primavera, también nos dará frutos en verano. Es una forma de demostrar la energía de la emperatriz.
Su parte interior es de color rosa y conforme se aleja hacia el exterior este color se va oscureciendo. Cuando pienso en un árbol de este tipo, me imagino un ecosistema completo. Este árbol es el hogar de muchos organismos diferentes. Proporciona todo lo que necesitan; alimentos, casa y agua … Todos sabemos que los árboles también son parte integral de la supervivencia del planeta, ya que producen oxígeno a través de la fotosíntesis y también deshacerse de dióxido de carbono. Tanto la carta de la emperatriz como la carta del Emperador están representados por árboles maduros, de cierta altura y edad, que están más allá de los delirios y locuras de la juventud.
La forma de la copa redondeada, nos hace pensar en la figura femenina, es un árbol que transmite seguridad, bajo cuyas ramas podrías resguardarte o echar una siesta… ¿Quien se anima?