Al principio, y no tan al principio, yo aún estoy en esa fase, nos surgen dudas sobre como formular las preguntas, principalmente si leemos las cartas para nosotros mismos, consultando mi documentación me he encontrado con este maravilloso texto:

En ocasiones desearás formular preguntas específicas. Se trata de la forma más sencilla de trabajar con el Tarot si eres principiante, porque en general utilizarás una, dos cartas o tres para obtener una respuesta. Lo importante es evitar hacer preguntas negativas, y en particular aquellas que impliquen que estás negándote que asumir la responsabilidad de tus decisiones.

EJEMPLOS de preguntas que servirán para evitar la responsabilidad:

  • ¿Mi exnovi@ volverá conmigo? —> quiero volver con quien fue mi pareja pero ¿cómo puedo mejorar la relación entre nosotros?

  • ¿Debería cambiar de carrera? —-> un cambio de carrera mejoraría mi estilo de vida ¿podrías ayudarme encontrar una forma de decidir que me resultaría más adecuado?

Explicarlo por escrito

Cuando se te ocurren preguntas específicas lo primero que debes hacer siempre es escribirlas antes de comenzar a barajar o extraer las cartas. Por sorprendente que te parezca la pregunta puede llegar a distorsionarse en gran medida cuando la planteas mentalmente ya que el momento en que te toca elegir una carta o darle la vuelta la modificas para que se adapte mejor la situación que plantea la carta. Todos somos capaces de distorsionar la verdad para que nos favorezca porque todos anhelamos resultados positivos.

La idea de percibir lo que sucederá en el futuro próximo nos resulta sumamente atractiva. En general existe una razón subyacente para que está «perfección», así que intenta centrarte los problemas de los temas que actualmente adquiere mayor preponderancia en tu vida. ¿Existe algún aspecto incierto que te preocupe de tu situación actual? ¿se trata de un problema en tu relación de pareja, o en tu trabajo, o surge a partir de una duda interna? para aclarar a estas cuestiones es recomendable que escribas un diario.

Fuente: Sarah Bartlett